Seguridad para ir en bicicleta o patinete

Seguridad para montar en bicicleta con la familia

Para los niños que les encanta montar en bici, sobre todo en verano y a partir de los siete años, cuando les gusta salir en grupo en busca de sus lugares favoritos. Pero, ¿es el juguete más seguro?

Su interés por el ciclismo demuestra una curiosidad natural y un deseo de superación; les da confianza y mejora su percepción del entorno. El ejercicio físico completo (desarrollo muscular, coordinación y habilidades motoras) mejora su salud. Descubren una forma sencilla de desplazarse más rápidamente, con menos esfuerzo, y de llegar a lugares que antes eran inaccesibles. Pedalear con los amigos despierta su convivencia y sus ganas de compartir grandes descubrimientos.

Montar en bici, ¡Pero con cuidado!

Las ventajas son muchas, pero por la seguridad de nuestros hijos debemos enseñarles ciertas precauciones.
El riesgo de caída aumenta en pendientes, curvas y colinas. Al principio, es mejor entrenar en un terreno llano que sea lo suficientemente amplio como para evitar los giros bruscos. Ni que decir tiene que debería estar cerrado al tráfico rodado para evitar sorpresas.
Las grandes ciudades suelen tener parques con caminos anchos por los que los niños pueden caminar con seguridad. En los pueblos, deben elegir zonas sin baches, balsas o terrenos irregulares.

Por supuesto, no puedes convertirte en Miguel Indurain en una tarde. Ayudar a los niños a superar los pequeños retos, paso a paso, no sólo evitará los accidentes provocados por su exceso de entusiasmo, sino que facilitará que apliquen esta regla a lo largo de su vida y consigan muchas cosas que la falta de paciencia suele poner fuera de su alcance. Necesitan dominar la estabilidad de la moto antes de poder correr a mayor velocidad, tomar las curvas antes de poder negociar pistas estrechas, y frenar antes de poder descender una colina.

En resumen: de lo fácil a lo difícil, de lo conocido a lo desconocido, de lo pequeño a lo grande. El miedo a caer puede ser tan peligroso como el exceso de confianza. Tienes que tener mucha confianza antes de empezar a montar en bicicleta por tu cuenta, pero nunca tanta como para ponerte en peligro circulando en medio del tráfico, en superficies muy irregulares o demasiado lejos de casa. Una vez que dominen esta técnica, nos corresponde introducirlos en parques, carriles bici y atascos donde puedan circular sin nuestra supervisión.

Recomendaciones

Es aconsejable y adecuado que los niños de esta edad no circulen por carreteras o zonas con tráfico, pero es posible que de vez en cuando tengan que cruzar alguna carretera local (no especialmente transitada, pero sí con tráfico) o que circulen por poblaciones o caminos rurales donde haya vehículos ocasionales.

Utiliza el casco, circula siempre por la derecha (no está permitido ir de dos en dos), detente ante una señal de STOP o un cruce sin señalizar, no adelantes a otra moto (especialmente en un tramo de carretera con visibilidad nula) y reduce la velocidad (o incluso detente) cuando te acerques a un vehículo.

Los niños tienen que ir bien equipados

Debemos revisar que la bicicleta o patinete funciona correctamente.

Sistema de frenado: Los frenos delanteros y traseros deben estar en perfecto estado. Comprueba que el niño puede aplicar fácilmente la presión necesaria.

Casco: En las zonas donde hay tráfico, es obligatorio, pero debe llevarse siempre. Debe ser ligero, ajustable y bien ventilado.

Cambio de marchas: asegúrate de que funcionan correctamente y de que sabes cómo y cuándo engranarlas.

Iluminación: esenciales e indispensables para circular de noche: indican a los demás conductores la presencia de un ciclista.

Guantes: para proteger las manos de la transpiración (muy importante para el frenado de emergencia) o de las lesiones en caso de caída (las manos son las primeras en detenerse en un accidente).

Compartir

Te recomendamos