El método Educativo Montessori

Fundamentos del método educativo Montessori

Uno de los principios fundamentales del método de María Montessori es la enseñanza activa del niño, es decir, que el niño aprenda utilizando sus propios recursos. 

Así, María Montessori siempre aprovechó la curiosidad natural del niño, su predisposición al trabajo y su necesidad de aprender y desarrollarse. Cuando se trabaja con niños de corta edad, se aprovecha la interacción con el entorno natural, en el que el niño descubre y toma contacto con los objetos que lo rodean.

El niño desarrolla sus capacidades mientras juega

La persona que trabaja con niños de corta edad, debe adaptar su propia actitud a las necesidades y capacidades del niño. El trabajo con niños de corta edad debe centrarse en el desarrollo de sus capacidades y sus necesidades.
El método educativo montessori, a contrario de lo que pueda parecer, no es un método estricto, sino que cada niño debe adaptarse a los recursos que tenga a su alcance. Es decir, no existe una metodología única para trabajar con niños de corta edad. No obstante, existen algunos aspectos básicos que es necesario tener en cuenta, aunque no es necesario seguirlos a rajatabla.

 

Aspectos Básicos del método Montessori

Entre los aspectos básicos del método educativo montessori se encuentran:

El niño es el centro de atención, aprende utilizando sus propios recursos y aprende utilizando el conocimiento que ya tiene.
El
niño aprende fácilmente y aprende a través de la experiencia. Se aprende de manera natural, mirando y tocando, de forma cooperativa y explorando.

En esta metología, el niño aprende aprendiendo a observar y a escuchar, aprende utilizando sus sentidos y utilizando su propia imaginación a través de la representación.

El niño aprende a través del juego, a través de la creatividad y de la experimentación y la percepción.

 

La escuela Montessori se basa en tres pilares básicos.

  1. El niño es el centro de atención y no el maestro o la maestra.
  2. El ambiente es uno de los recursos mas importantes para el niño.
  3. La vida del niño debe ser plena, y la escuela debe acompañarlo en esta vida.

La escuela Montessori, no se rige por un programa establecido, sino que se ajusta al ritmo y a las necesidades de cada niño.
El
maestro, no es el que enseña, el que enseña es el niño, en un ambiente de la escuela Montessori, donde cada uno es libre de aprender a su propio ritmo.

El niño se desarrolla en la escuela Montessori, donde la autonomía, la independencia y la tolerancia serán la base del aprendizaje. Entre las características de la escuela están la libertad de movimiento, la interacción y la autonomía del niño, en donde el aprendizaje es un proceso continuo.
Compartir

Te recomendamos